Atraé más clientes con tu promesa de marca

¿Querés atraer clientes? ¿Querés vender? Entonces tenés que saber cuál es tu promesa de marca.

¡Hola! Soy Gi de este lado y hoy te voy a contar un secreto que casi nadie tiene en cuenta pero que comunicarlo te ayuda a conectar con las personas correctas y te ayuda a que se interesen por lo que tenés para ofrecerles.

Antes de empezar quiero hacer una distinción, y es que cuando digo «marca» no me estoy refiriendo al símbolo gráfico más conocido como «logo» nah ah.
«Marca» es todo lo que la representa en activos tangibles (productos, logo, uniforme, local) o intangibles (atención, calidad, precio, experiencia).
Cuando atendemos a un cliente, esta persona está teniendo una experiencia con la marca; estamos creando posicionamiento al brindar una experiencia más o menos positiva. Una marca puede ser comercial o personal.
Ahora ya sabés que el logo es solamente un componente de una marca pero hay otros, como la promesa. Ahí vamos…

¿Qué es lo que la marca dice que hará por sus clientes?
Eso es la promesa.

¿Cuál es tu pócima mágica?


Y digo pócima mágica porque hay un concepto que me gusta mucho que es el de transformación. La promesa de marca es la transformación de un estado a otro que le proponés a tu cliente a través de un producto o servicio.

De ésta promesa nace toda la comunicación y su objetivo es posicionarnos de manera inteligente y positiva frente a la persona correcta. También debería ser motor e inspiración para mejorar constantemente.

Fijate que dije «persona correcta». ¿Quién es el cliente al que mejor podés ayudar?
Es imposible venderle a todo el mundo, ni CocaCola puede. Esto es porque a las personas no les interesa tu producto, ni que sea «el número 1», ni el «mejor del mundo mundial». A las personas lo que les interesa es resolver SU propio mundo, por eso una marca consciente es aquella que sabe entablar una sana relación con las personas y sus necesidades.

«Punto dulce» de la promesa de marca

Si podés comunicarle a tus seguidores o potenciales clientes que sabés cuáles son sus necesidades te vas a posicionar mejor frente a sus ojos y vas a estar más cerca de que te de el «sí». Les prestamos atención a las marcas que nos ayudan a resolver problemas, deseos o necesidades.
El cliente busca realizar un cambio para alejar o resolver una situación negativa y convertirla en positiva/solución. Eso es lo que proponemos en la promesa de marca.

¿Para qué te sirve formular una promesa de marca?
01. Para contarla en la biografía de Instagram por ejemplo, y ganar ventaja a la hora de retener a nuevos seguidores y que se decidan seguirte porque entienden que les estás hablando directamente. Tené en cuenta que una persona nueva que no te sigue y llega a tu Instagram tarda unos 3 segundos nada más en ver un pantallazo y decidir si se queda o se va.
La idea es que con la promesa hecha en tu biografía le hagas pensar «esto es para mí», «justo lo que buscaba» ó «voy a seguir esta cuenta, me puede servir».

02. Para tener un pitch o discurso formulado y no trabarte en un evento donde podrías conseguir nuevos clientes y puedas contarle de manera atractiva a qué te dedicás.

03. Para enriquecer tu material de comunicación promocional.

04. Como norte cuando te sientas perdida y no sepas qué postear, qué producto nuevo desarrollar o cómo reinventarte en caso de, nosé, una… ¿pandemia?
Por ejemplo: la promesa de un salón de eventos antes del Covid era «Divertite, nos encargamos del resto». Esto transmitía que la persona podía disfrutar de la fiesta tranquila porque el personal estaría al tanto de cubrir todos los detalles. Con el aislamiento social, el salón tuvo que cerrar y en lugar de desesperarse se preguntaron ¿cómo seguimos cumpliendo la promesa de marca? Y fueron unos de los primeros en organizar cumpleaños virtuales con artistas, enviando a domicilio regalos y canastas con comida para el agasajo. Es decir, reinventaron su oferta gracias a pensar en su promesa de marca.

¿Te das cuenta ahora por qué la llamo «pócima mágica»?
Si todavía no pensaste tu promesa de marca, acá te dejo dos fórmulas increíbles

Pócima mágica 01: Respondé a los siguientes puntos y armá tu promesa.
1. Resuelvo el problema…
2. Para este tipo de persona (perfil de cliente)
3. Para que pueda sentirse/resolver (transformación)
4. A través de (producto, servicio)

Ejemplo: «Salvo del estrés a mamás primerizas para que puedan descansar y confiar en sus instintos con mi podcast sobre puerperio y crianza presente».

Pócima mágica 02: Respondé…
1. Quién es tu cliente, ¿a quién ayudas?
2. ¿Qué quiere conseguir esa persona?
3. Qué teme que ocurra o cuál es su principal «pero» a la hora de pagar por lo que vendés (objeción a rebatir).

“Ayudamos a emprendedoras a ordenarse y cumplir sus metas aunque a veces piensen en tirar la toalla”.

Otro ejemplo de un supermercado famoso: «El precio más bajo o te devolvemos el doble de la diferencia»

¿Viste qué fácil y qué potente?
Tu turno, es tiempo de innovar. Si hasta ahora nunca habías pensado tu promesa de marca, ya tenés las fórmulas para crearla y empezar a posicionarte cuanto antes frente a tu cliente.

Si te gustaría profundizar y pensar tu emprendimiento de manera más holística, antes de irte llevate gratis la Guía para Diseñar un trabajo que te haga feliz y te acompaño a crear tu propia fórmula emprendedora 😉

¡Ah! y si en la lectura ya se te ocurrió tu promesa de marca dejala en comentarios, me va a encantar leerla para darte mi feedback.

Deja un comentario